Inicio Padres Testimonios

Testimonios padres

PDFImprimirCorreo electrónico

SALUDO DE UN PADRE DE FAMILIA AL COLEGIO FONTÁN EN SUS PRIMEROS 25 AÑOS

Por encontrarme fuera del país, cumpliendo compromisos derivados de mi responsabilidad, le envío un saludo muy fraterno, pero sobre todo agradecido, por haber sido uno de los padres que tuvo la felicidad de experimentar el crecimiento de su hijo, mediante esta maravillosa metodología bañada de excelencia académica y profundidad humana.

Si bien, hoy estamos hablando de un cuarto de siglo, las raíces del modelo estaban siendo ancladas desde la década de los cincuenta. Más de medio siglo, ha transcurrido, desde cuando dos apóstoles de la educación, el doctor Ventura y su esposa la doctora Emilia García, crearon un instituto destinado a descifrar los misteriosos engranajes del conocimiento y a producir herramientas potentes para desarrollar capacidades mentales.

No fue corto el camino.  Casi tres décadas de indagación y búsqueda de comprensión de la burocracia educativa, para admitir la primera innovación en la enseñanza colombiana.  Qué triste que sea en el mundo de la educación en donde habite tan poca predisposición al cambio y a la innovación.  Que contrasentido, dirigir el conocimiento con los ojos cerrados a la luz.

Pero lo verdaderamente relevante, es que el Colegio Fontán existe para abrir una ventana de cambio a la educación y quienes ya hemos tenido la fortuna de asomarnos por ella, solo albergamos gratitud y la esperanza de que algún día este átomo de educación ilumine el sistema educativo de Antioquia y de Colombia.

Mi gratitud de padre, la de Esteban, ex alumno del colegio, la de mi esposa María Eugenia y la de toda la familia, se unen a mi felicitación de mandatario de los antioqueños.

Luis Alfredo Ramos Botero
Gobernador de Antioquia y padre de ex alumno del Colegio - Octubre 21 de 2010

EL COLEGIO FONTÁN Y DOÑA EMILIA, UNA BENDICIÓN PARA NUESTROS HIJOS Y SUS HIJOS

Para mí, lo más sorprendente del Colegio Fontán es su directora, doña Emilia García de Fontán. Cada día la admiro más porque a sus años es todo un testimonio de vida, de entrega, de lucha, de generosidad y disciplina. Quisiera llegar a una edad avanzada con su lucidez y entrega a la humanidad. Quiero que hasta el último día que Dios me tenga en esta tierra yo esté luchando y sirviendo a los demás con calidad y amor, como lo hace doña Emilia.

Todas las obras, realizaciones y ejecutorias son solo el fiel reflejo de quien las orienta, que a pesar de su edad ha impreso dinamismo y juventud en todas ellas, reflejadas no sólo en su vida sino en sus actividades cotidianas. Doña Emilia es una de las mujeres valiosas que Dios ha dado a la humanidad.

En segundo lugar está el hecho de tener tres hijos que, gracias a la pedagogía, capacidades y calidad humana de los tutores y directivas del Colegio, han podido potenciar su inteligencia y no han sido anulados como les sucede a tantos talentos en este país, que por la baja calidad de la educación, incomprensión y falta de preparación de quienes los educan, se pierden.

Somos unos privilegiados al tener a nuestros hijos en el Colegio Fontán. Solo palabras de gratitud hay para todos los que laboran en esta institución y una voz de aliento para estimular en alumnos, empleados, directivas y padres de familia el seguir por este sendero que cada día nos encumbre más en pos de una juventud y un país mejor, con sueños y valores realizables.

Gilma Salinas Villada - Junio de 2010

Por qué me gusta el FONTÁN

Desde que entramos al colegio con nuestro hijo menor, encontramos varios puntos que nos impactaron:

1.      Requisitos: el responsable de su aprendizaje es el hijo, no los papás!. De esta forma nos aclaraba doña Emilia un cambio esencial: La autorresponsabilidad de los hijos por sus acciones y resultados.

2.     Nada de apoyos sicológicos, terapeutas y demás, ni déficit de atención, sin o con hiperactividad. Primero probemos el método del colegio y hasta el momento ha sido suficiente.

3.     Los TAUS: esquema gerencial!. La forma natural de atender las responsabilidades de la vida con organización y responsabilidad, las adquieren los muchachos desde el colegio con el método de los TAUS, programando metas para el mes, definiendo prioridades, aplicando indicadores.

4.     El ambiente escolar: Sin filas, sin gritos, sin amenazas y altas presiones, se convive dentro de un ambiente intelectual, de alto nivel, pero con tranquilidad.

5.     Nivel académico: la continuidad en los buenos resultados de los muchachos, que son el resultado de la orientación, exigencia y apoyo de los tutores y analistas, verdaderos maestros que van más allá, pendientes del desarrollo en valores de los muchachos.

6.     La rectora: Doña Emilia, toda una institución y ejemplo en lo académico y en lo deportivo, siempre fiel a sus principios dando todo de sí para mantener y sacar adelante un modelo de educación excelente.

7.     Atanasio, César, Nicolás, Adriana y muchos más, verdaderos apasionados por el colegio que transmiten ese sentir tanto a los alumnos como a los papás.

8.     El equipo administrativo sencillo, conocedor, voluntarioso, dispuesto a amoldarse y apoyar con su trabajo los requerimientos de cada día.

Es por eso que damos Gracias a Dios por habernos dado la posibilidad de tener a nuestros hijos en el colegio, durante su etapa de bachillerato.

¡FELICIDADES POR ESTOS PRIMEROS 25 AÑOS!

Maria Elena Gaviria - Junio de 2010


A finales del mes de Mayo del año en curso, tuvimos una entrevista personal con Doña Emilia de Fontán, donde nos explicó muy amablemente el Sistema Pedagógico del Colegio Fontán. Luego de éste primer contacto con el Colegio, quedamos maravillados por varias razones:

1. El conocer a esta persona tan Valiosa y Comprometida con la Educación y que de verdad vino a éste mundo a dejar una "Verdadera Huella" para el Servicio del Ser Humano: Doña Emilia de Fontán.

2. El conocer un Sistema Pedagógico diferente a todos los Convencionales.

3. A pesar de ser un Sistema Exigente, nuestros hijos se sintieron atraídos hacia El Colegio Fontán desde la primera visita.

4. Y en la actualidad, dos meses después de tener a nuestros hijos en El Colegio Fontán, tenemos unos hijos Alegres, con gran motivación hacia el nuevo Sistema de Aprendizaje, mucho Rendimiento y  Compromiso.

Sentimos que por fin encontramos el Colegio para nuestros hijos. Nos sentimos muy felices al pertenecer a la Familia Colegio Fontan.

Carlos Alberto Valencia E. y Luz Alicia Acosta G. - Junio 25 de 2010


Isabel nuestra hija lleva seis años en el colegio y termina el bachillerato en dos meses. Es un buen momento para hacer un balance de este recorrido, desde la perspectiva de los padres: Hoy, a seis años, nuestro balance es favorable. Es el colegio que hubiéramos querido desde el comienzo. No basta hacer elogios, es necesario demostrar las bondades. Lo importante del método FONTÁN es su énfasis en la responsabilidad personal. No son los profesores ni las sanciones las que indican al estudiante su deber. Es la aplicación personal la que le muestra a cada estudiante su esfuerzo y sus carencias. En la educación tanto privada como pública, se sigue considerando a los estudiantes como menores de edad permanentes y, a veces, los profesores hacen parte de esa masa. Ceremonias y reglamentos están orientados a reemplazar la responsabilidad por la vigilancia. Nuestra hija sale del colegio equipada con dos potencialidades fundamentales para la vida en general: la responsabilidad personal y la capacidad para juzgar con criterio propio tanto lo que la rodea como lo que lee. Nos parece que habría que insistir mucho más y desde el comienzo en el ensayo escrito y el debate de las ideas.

Juan Guillermo Uribe y Margarita Mesa de U. - Marzo 5 de 2008